DENNIS HOFFMAN
"Trump quiso ser el protagonista del boom en Wall Street, ahora debe explicar esta gran caída"
El economista norteamericano analizó el desempeño de la economía en la era Trump.

A partir del pasado viernes Wall Street está viviendo su mayor caída en años. Tan solo el Dow Jones perdió 4.6% en un día, la caída más grande en la historia del indicador. En total, desde que empezó la baja, el Dow Jones ha perdido 8% de su valuación, y la caída ya se ha reflejado en los mercados accionarios alrededor del mundo.

Números que impactan: de una semana a la fecha, los mercados globales han perdido 4 millones de millones de dólares (4 billones en español o 4,000 billions en inglés), impactando a compañías de todos tamaños.

A pesar del desplome en Wall Street, la economía norteamericana pasa por un extraordinario momento. Sin embargo, la insistencia de Donald Trump por tomar crédito por el histórico crecimiento que vivió Wall Street a lo largo del año pasado, hace de la reciente caída una verdadera crisis de relaciones públicas para la Casa Blanca.

De hecho, hoy mismo el Dow Jones recuperó parte de lo perdido, aunque los mercados siguen inestables.

LPO habló sobre este tema y lo que viene para la economía norteamericana en la era de Donald Trump con el doctor Dennis Hoffman, economista director del Instituto de Investigación L. William Seidman de la Arizona State University.

Desde el viernes pasado Wall Street está experimentando caídas que no se veían en años. ¿Se trata de una señal preocupante para la economía?

Los movimientos hoy no tendrán ningún efecto en la economía. Pero si continua una caída en los precios, sí tendrá un impacto, así que habrá que observar de cerca. Los movimientos negativos reflejan un mercado que tuvo un gran crecimiento en los últimos 5 a 8 años. Sólo en el último año, creció tanto como los 4 años anteriores. El ritmo de los últimos meses fue muy rápido, con la gente intentando digerir los efectos del recorte fiscal a las corporaciones.

Los movimientos hoy no tendrán ningún efecto en la economía. Pero si continua una caída en los precios, sí tendrá un impacto, así que habrá que observar de cerca.

Esto es algo que seguiremos viendo en los próximos 1 o 2 años. Se trata de un mercado en expansión que está siendo confrontado con una economía muy, muy fuerte. Una economía que está experimentando un mercado laboral muy sólido, va a tener incrementos salariales, que resultará en inflación salarial, ya lo vimos desde el viernes pasado.

Cuando veamos más señales de inflación en los salarios en los estados y las tasas nominales de interés crezcan, vamos a ver los precios de las acciones siendo desafiados. No significa que no vaya a haber grandes ganancias, sino que la forma en que los inversionistas van a poner precio a esas ganancias va a ser un desafío porque las inversiones alternativas en productos mas seguros -como bonos del gobierno- van a hacerse mas atractivas para los inversionistas. 

¿Cómo se deben interpretar estos cambios en la comunidad inversionista?

La comunidad que invierte cada vez mas es de gente en sus 60-70 años de edad, y van a estar buscando menos riesgo que la gente en sus 30-40. Tenemos mucha riqueza en la población mayor en los Estados Unidos, y estarán muy preocupados con los cambios recientes en los mercados. Eso es lo que vimos estos últimos días.

Son reacciones negativas a las malas noticias en los mercados, las primeras que tenemos en la memoria reciente. Sin embargo, hasta ahora lo que hemos visto es volátil, pero es normal. No hemos visto grandes cambios todavía. Ahora, eso no significa que estemos fuera de riesgo.

Los participantes en los mercados probarán estos niveles, quizá veamos más presión hacia abajo, especialmente si tenemos más señales de inflación, que los sueldos estén subiendo con fuerza, y francamente probablemente va a ocurrir, porque hay un mercado laboral muy estrecho y tomamos una economía muy fuerte y le pusimos encima una política fiscal muy expansionista con el recorte fiscal corporativo.

Sería prudente que los políticos evitaran ligar logros con los mercados, porque pueden ser muy volátiles. Obama logró una apreciación significativa. Aunque para ser justos Obama empezó con precios muy bajos y Trump con precios muy altos.

Creo que los inversionistas tendrán que resolver este asunto, y es posible que veamos días a la baja en el futuro cercano. En general, creo que en los siguientes 2, 3 o 5 años los mercados continuarán a la alza.

Meses atrás, usted rechazó que el buen desempeño de la economía en EU haya tenido algo que ver con la gestión de Trump, pero sí atribuyó el crecimiento de los mercados a sus políticas antirregulatorias. ¿Algo ha cambiado?

Sería justo decir que en parte el crecimiento accionario puede atribuirse al ambiente de anti regulación y pro negocio de la administración actual. Y en los últimos meses se atribuye también a las expectativas de crecimiento tras los recortes fiscales aprobados en diciembre.

El mercado siempre lucha con la pregunta de qué tanto esos recortes ya estaban contemplados en los precios y qué tanto no. Veo los indices de cotización de ayer y esencialmente retrocedimos a donde estábamos el 1 de diciembre en términos de precios accionarios. Así que perdimos los últimos dos meses de crecimiento, pero quién sabe, en una semana podríamos regresar o seguir bajando.

Trump ha insistido en usar el crecimiento en Wall Street como evidencia de su buen desempeño.

Sería prudente que los políticos evitaran ligar sus logros con los movimientos en los mercados, que pueden ser muy volátiles. Creo que es natural que comparemos los precios bajo distintas administraciones. Si los comparamos con lo que ocurrió en la administración Obama, que tuvo una apreciación muy significativa, no importa quien sea presidente, sería muy difícil igualar ese crecimiento. Aunque para ser justos la administración Obama empezó con precios muy bajos, y la administración Trump empezó con precios muy altos.

Resulta problemático que el presidente se haya adjudicado el boom en Wall Street ahora que muestra señales de retroceso.

Si fuiste responsable por la gran subida ahora tienes que explicar la gran bajada.

El Departamento del Tesoro anunció que la deuda del gobierno crecería cerca de un trillón de dólares, casi el doble de lo que pidieron el año pasado. La Oficina del Presupuesto del Congreso informó que el incremento se debía a los millonarios recortes fiscales que se dará a las corporaciones.

La administración argumentó que con el tiempo los déficits van a bajar, pero en el mediano plazo se van a incrementar, y eso significaría una presión a la alza para las tasas de interés, y como hemos visto esa presión está resultando en precios más bajos en los mercados accionarios.

Había mucha preocupación entre muchos políticos los últimos años por el crecimiento del déficit. Muchos de ellos de algún modo ahora cambiaron de opinión. Antes era malo y ahora de algún modo es bueno.

Tenemos desafíos adelante. Mucha gente está preocupada por los grandes déficits que los recortes fiscales causan, y había mucha preocupación entre muchos políticos los últimos años por el crecimiento del déficit. Muchos de ellos de algún modo ahora cambiaron de opinión y aceptaron grandes déficits al aprobar los recortes fiscales masivos para las corporaciones. De alguna manera hace dos años decían que el déficit era malo pero ahora es bueno.

Dichos recortes, aprobados en la reforma fiscal, fueron impulsados por republicanos que en el pasado condenaban el crecimiento de la deuda.

Creo que necesitábamos una reforma fiscal y ciertos ajustes a las tasas de impuestos corporativos. Incluso la administración anterior propuso algunos cambios. Creo que sin importar qué presidente republicano fuera electo, o incluso si hubiese ganado la señora Clinton, habríamos visto una reforma fiscal. Pero el nivel en que fue hecha esta reforma, el hecho de que no fue un proceso paulatino sino automático, en un momento en que nuestra economía esta muy, muy bien... No es que estuviéramos metiendo un estimulo fiscal en un momento malo para la economía.

Naturalmente, los recortes fiscales van a poner presión en una economía que ya estaba sobrecalentada. La cuestión es si fue un recorte demasiado grande, y si debió haber existido un periodo de transición. La evidencia de que los recortes fueran necesarios es muy débil. Creo que se hizo porque las personas que están en el poder prometieron hacerlo cuando estaban en campaña, no porque la economía lo necesitara.

¿Afectará de algún modo los indices de desempleo?

El mercado laboral seguirá fuerte en el futuro cercano. Parte de ello es por un asunto de oferta y demanda. Continuaremos teniendo jubilaciones significativas de la generación baby boomer, demográficamente habrá muchas jubilaciones que crearán muchas oportunidades para la gente joven, y para los inmigrantes también. Si resolvemos nuestro problema migratorio. Si no logramos descifrar este crecimiento laboral vamos a ver un incremento acelerado en la inflación laboral, si las empresas no pueden conseguir suficientes empleados. Es un desafío a lo largo de Estados Unidos. Sin duda lo es en Arizona, donde seguimos necesitando más personas en oficios y en la construcción.

Es decir, en términos económicos usted considera que la legislación para proteger a los dreamers sería positiva.

Absolutamente. Tenemos que arreglar ese problema. Si tienes trabajadores capaces y deseosos de trabajar que por alguna razón no pueden hacerlo debido a temas legales, eso siempre es ineficiente. La gente tiene emociones muy fuertes sobre este tema, pero para un economista es muy sencillo, si tienes trabajadores los tienes que usar, porque la alternativa es una ineficiencia innecesaria en la economía.

En su opinión, ¿qué tan bien está manejando la Casa Blanca esta posible tormenta de relaciones públicas? Durante un año el presidente Trump tomó crédito por el crecimiento récord en Wall Street.

El señor Mnuchin dijo lo correcto: la economía es fuerte, lo cual es cierto. Ahora, quién sabe qué tanto crédito pueden tomar de eso porque ya era fuerte cuando ellos llegaron. La gente que quiere un empleo lo tiene, los ingresos están subiendo, y las acciones siguen a la alza desde la elección, y probablemente seguirán subiendo en los próximos años. Creo que en cierto modo esto es un ajuste sano en los mercados. Si los mercados nunca bajan los inversionistas se convierten en corredores, y deja de haber desventajas. Mi consejo sería que en el futuro Trump no tomara crédito por los mercados. Sería una estrategia más prudente.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
También podía titularse
"El mercado laboral seguirá fuerte en el futuro cercano."
Que es porque la gente q le dio el triunfo lo votó.
Este Sarquis le podía zarpado hace tanto tiempo... quizás porque va a Arizona a buscar economistas.
Tremendous
1
Que caida? resulta que cuando fue la subida mas alta de la historia "fue merito de Obama", ahora que bajo un poco "es culpa de Trump".

Dan verguenza, vayanse a Haiti y dejense de joder.