Congreso
Ahora peligran las sesiones extraordinarias de febrero
Pichetto les restó importancia pero en el Gobierno insisten en que puede haber un llamado.

Luego de la caída de la reforma laboral, ahora peligran las sesiones extraordinarias que el Gobierno había garantizado para febrero y esperaba confirmar estos días. 

El propio Marcos Peña dijo en el anuncio de fin de año junto al equipo económico que buscarían sesionar el mes que viene, aun con la esperanza de sancionar la reforma laboral.

Pero tras la decisión de postergar ese proyecto, en la oposición y en algunos sectores del Gobierno empiezan a considerar innecesario apurar sesiones en febrero con un final incierto. 

Fue lo que dio a entender el jefe de bloque de senadores del PJ, Miguel Pichetto, tras reunirse este mediodía con Rogelio Frigerio, con la excusa de buscar fondos para la Universidad de Río Negro. 

"El Gobierno tiene una enorme cantidad de leyes para gobernar. Se han aprobado el 72% de las leyes que envió el Ejecutivo. No hay una voluntad de bloqueo. El paquete de leyes económicas se aprobó entero. Lo que tienen que hacer es gobernar", aseguró al senador a Clarín.

Caída la reforma laboral, Pichetto le bajó el tono a las sesiones de febrero, que ya había anunciado Peña. En el Gobierno insisten en que no están descaradas, pero no habría demasiadas chances de sancionar leyes en febrero. 

"Pichetto dice que no quiere, el Gobierno no", matizaron a LPO fuentes del Ejecutivo, dedicadas a seguir temas parlamentarios. "Todavía no hay nada definido desde el escándalo de las sesiones de diciembre", agregaron.

Pero con los recaudos del rionegrino, una agenda parlamentaria en febrero carecería de sentido, porque además de la reforma laboral, en diciembre quedaron pendientes en el Senado leyes ya aprobadas en Diputados, como la del mercado de capitales y la de compre nacional. 

Quedó pendiente también la ley del Ministerio Público, presentada con la firma de Federico Piendo y Pichetto. Elisa Carrió no estaría del todo de acuerdo con su letra fina y ahora tiene quien repita sus argumentos en la Casa Rosada: Fernando Sánchez, su histórico mano derecha, ex diputado y flamante secretario de fortalecimiento institucional. Desde diciembre que habla a diario con legisladores oficialistas. 

Hasta este este martes, en Diputados había un aviso de que habría sesiones extraordinarias en febrero, pero aún con ilusión de la rematar la reforma laboral. 

"Necesitamos que los temas importantes los anuncie Macri el primero de marzo", dijeron emisarios del Gobierno a legisladores de Cambiemos, cuando anunciaron que esa norma quedaría para otro momento. 

La traumática sanción de la reforma laboral en diciembre alteró además el vínculo entre el Ejecutivo y el Congreso, con tironeos en ambas Cámaras.

En el Senado Cambiemos confía convertir en quórum cualquier acuerdo de Macri con los gobernadores, pero el fracaso de la reforma laboral dejó una enseñanza: si no hay voces oficialistas y aliadas (gobernadores o CGT) que defiendan las iniciativas oficiales, Pichetto no expondrá a sus pares al escarnio público. Mucho menos si hay miembros del Gobierno que marcan diferencias, como Carrió con la reforma laboral. 

En Diputados, el intebloque federal, identificado con gobernadores de distintas fuerzas, dejó caer la primera sesión para sancionar la reforma y obligó a una negociación en el despacho de Emilio Monzó. Macri no quiere que vuelva a ocurrir. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Pichetto, reculaste. Te diste cuenta de la cagada que te mandaste con los jubilados. Vas a tener que hacer buena letra por mucho tiempo para que desaparezca el olor a mierda que sembraste. Y no sé si, de todos modos, alguien va a poder confiar en vos.