Iglesia
La Iglesia desacreditó a los "voceros informales" del Papa
"Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa", afirmó la Conferencia Episcopal.

La Iglesia desacreditó a los voceros informales del Papa Francisco y reclamó que no se hagan "interpretaciones tendenciosas y parciales" de los discursos del líder religioso, en la previa de su visita a Chile donde participará de una ceremonia con mapuches.

"El Papa Francisco se expresa en sus gestos y palabras de padre y pastor, y a través de los voceros formalmente designados por él. Nadie ha hablado ni puede hablar en nombre del Papa", sostuvo la Conferencia Episcopal Argentina.

De esa forma, la CEA se refirió a las especulaciones en torno a las actividades que tendrá el Papa en Chile con comunidades mapuches la próxima semana, así como también a las notas que en los últimos días hicieron foco en dirigentes cercanos a él, como el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Juan Grabois y el ex legislador porteño Gustavo Vera.

A través de un comunicado titulado "Francisco, el Papa de todos", los obispos remarcaron que "su aporte a la realidad del país hay que encontrarlo en su abundante magisterio y en sus actitudes como pastor, no en interpretaciones tendenciosas y parciales que sólo agrandan la división entre los argentinos".

"Deseamos ardientemente que el Papa Francisco sea valorado y escuchado como él se merece y como nos lo merecemos todos los argentinos", agregó el clero.

Tras resaltar que el Sumo Pontífice es "un referente global incuestionable" que "adquirió en todos los países un prestigio y un apoyo crecientes", la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) cuestionó de que en el país "gran parte de los medios de comunicación han puesto más la atención en hechos menores e incluso han identificado al Papa con determinadas figuras políticas o sociales".

"Algunos de ellos han sido claros afirmando que no representan ni pretenden representar al Papa ni a la Iglesia.

Sin embargo, esta constante asociación ha generado muchas confusiones y justificado lamentables tergiversaciones de su figura y sus palabras que llegan incluso a la injuria y la difamación", subrayó el texto difundido.

Y añadió: "Acompañar a los movimientos populares en su lucha por la tierra, techo y trabajo es una tarea que la Iglesia ha realizado siempre y que el propio Papa promueve abiertamente, invitándonos a prestar nuestras voces a las causas de los más débiles y excluidos. Esto no implica de ninguna manera que se le atribuyan a él sus posiciones o acciones, sean estas correctas o erróneas".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Señores de la CEA, esa gente cuando habla, da reportajes o escribe, hablan en nombre del Papa, hablan que el papa les dijo tal o cual cosa. y si algo falta aparece el unitario Sanchez Sorondo, para terminar de hundirlo. Ustedes quieren hacer de portavoz??, que un buen día hable el Papa con un medio, ojo solo con uno, y diga él, que el marxista Vera, el trosko Grabois, y otros más, no son sus voceros.
2
no creo que la rata de bergoglio dure mucho mas en la iglesia. le inventarán un accidente, son expertos.
1
Basta de hiprocresía, señores de C.E.A! Cuando el señor Bergoglio se fotografía reunido amablemente con delincuentes impresentables (ejemplos sobran) o con parásitos vividores (caso Grabois), cosa que hace con harta frecuencia, está convalidando lo que éstos digan o hagan. Precisamente, son los "gestos" de Bergoglio lo que expresan claramente este mensaje hipócrita e inaceptable. Y no digan que Bergoglio es el "Papa de todos" porque esto está lejísimos de concretarse en los hechos. Con gente como ustedes, la Iglesia está en peligro.