España
Prisa se rinde a los bancos y acepta echar a Cebrián, el mítico fundador de El País
Ana Botín impuso el despido del periodista emblemático de la transición española.

Mañana viernes se iniciará un cambio de época en el Grupo Prisa, uno de los holdings de medios más influyentes del mundo. Después de décadas de ser el hombre más poderoso de ese emporio, Juan Luis Cebrían dejará el mando a Javier Monzón que es un ejecutivo de plena confianza de la familia Botín, propietaria del Banco Santander. El cambio se da cuando esta entidad, junto a Telefónica y Caixa planifican una ampliación de capital para reformular la empresa y salir a su rescate.

Todo este relato tiene su correlato en México porque ni bien se precipitó la salida de Cebrían, adelantada por el portal El Confidencial, comenzaron a moverse piezas en el Consejo. César Alierta, ex presidente de Telefónica y buen amigo del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, anunció su intención de adquirir un 13% de Prisa y junto a Roberto Alcántara (empresario mexicano, accionista y también amigo de Peña) promover como nuevo presidente a Manuel Pizarro, consejero en Telefónica durante la era Alierta y hombre fuerte de Endesa en España.

Alierta es también un viejo conocido en la Argentina, donde supo tener una relación tan extraordinaria con el ex ministro Julio de Vido, que durante los largos doce años del kirchnerismo, Telefónica fue intocable.

El ex presidente de Telefónica, César Alierta, era el elegido por el mexicano Alcantára y otros intereses para conducir Prisa, pero Ana Botín del santander logró imponer a Monzón como reemplazante de Cebrián.

Alcántara y Alierta se vislumbraban como los nuevos hombres fuertes de Prisa apoyados por un fondo armenio pero la familia Botín fue más fuerte. Por eso Monzón será el elegido para sanear un holding con una deuda que ronda los 1500 millones de euros. A este emporio podría ingresar como consejero Peña Nieto una vez cerrado su capítulo en Los Pinos.

Junto a la familia Polanco (dueños de Santillana y fundadores de El País), Cebrían se convirtió en el ejecutivo más influyente de Prisa. Dirigió periódicos, canales de TV y estaciones de radio. Se convirtió en una figura global con una formación y una experiencia muy diferente a la de hombres como Rupert Murdoch (News Corp), Roberto Marinho (Globo), Urbano Cairo (RSC) o el propio Emilio Azcárraga. Todos ellos fueron empresarios desde el principio. Cebrián es un periodista adaptado a hombre de negocios.

Llegó a presidente de Prisa en medio de dos situaciones que habrían de marcar su destino: el cambio digital y la monumental crisis económica que derrumbó a la economía ibérica en la primera década del siglo XXI.

Quien se fogueó como periodista de política en la agitada transición española se descubrió en la cima de un grupo cuyo prestigio ayudó a levantar pero que le fue en extremo difícil sostener desde lo financiero. Debió lidiar con poderosos banqueros y fondos como accionistas en una desesperada carrera por reducir un pasivo valuado en 6000 millones de euros.

Ese pasivo se cimentó en decisiones que ahora, vistas a lo lejos, implicaron un fracaso monumental. Cebrían embarcó a Prisa en el negocio de Sogecable por el cual el holding debió pagar 3000 millones de euros. De este modo llegó tarde al negocio del cableado y de los contenidos de TV de paga (que tuvo su furor en los 90 y primeros años del 2000) y debió vender esas participaciones a Mediaset y a Telefónica por mucho menos de lo que pagó.

El ex presidente de Telefónica, César Alierta.

Pagó 150 millones de euros para entrar al mercado de Portugal y tras diez años nunca ha logrado una posición dominante en ese país. Compró radios en toda América Latina y creó el holding Unión Radio encontrando un relativo éxito empresario solo en México dónde está asociado a Televisa.

Intentar vender Santillana fue su último paso en falso. Es la joya de la corona y el único negocio que rinde utilidades porque a lo largo de América Latina domina el negocio de los libros escolares y ha logrado penetrar con éxito en EU y otras latitudes. El único negocio en el cual Cebrián nunca fue protagonista. Esto lo enfrentó con los Polanco y demás accionistas y precipitó su salida que será oficial mañana viernes.

Cuentan las historias que en uno de sus primeros viajes a México como presidente de Prisa coincidió con Ricardo Salinas Pliego. El mexicano le propuso ir a comer a lo cual Cebrían replicó: "cuando voy a otros países como con presidente, no con competidores". A ese nivel se movía quien desde la mañana dejará de conducir los destinos de Prisa.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.