Obra pública29.09.2017
(2)guardarlectura zen
En el mercado mencionan a Socma como posible compradora de Isolux
LPOAllegados a la empresa de la familia Macri negaron a LPO que esten interesada en la constructora española que tiene Rio Turbio.

El Grupo Socma, la empresa de la familia Macri, estaría interesado en comprar los activos que tiene en Argentina la firma española Isolux, que atraviesa una serie crisis económica e ingresó en concurso de acreedores en España, según afirmaron a LPO dos fuentes del mercado al tanto de los movimientos las grandes constructoras de obra pública.

Como contó LPO, en los últimos tiempos Franco Macri y su hijo Mauricio llegaron a un acuerdo para reordenar Socma (que en el manejo diario quedó a cargo de Gianfranco, el hermano del presidente) y ahora la familia está interesada en reactivar el sector de la construcción, luego de la venta de Iecsa, primero al primo Angelo Calcaterra y luego de este a Marcelo Mindlin.

En ese contexto, en los últimos días empezó a sonar con fuerza que Socma empezó a acelerar la adquisición de la operación argentina de Isolux -la más rentable del grupo-, luego que los bancos acreedores que tomaron el control de la compañía resolvieran que la venta de activos para intentar cubrir sus millonarias deudas.

En el mercado comentan que el grupo Socma comenzó a interesarse en Isolux hace al menos ocho meses, pero el escándalo del Correo los llevó a enfriar el proceso, para no generar otro ruido político a Macri. Sin embargo, estas insistentes versiones fueron negadas de plano a LPO por allegados al grupo de la familia del Presidente: "Socma no tiene interés ni está en ninguna negociación con Isolux ni con sus proyectos o activos", afirmaron a este medio.

La relación de la empresa española con el gobierno de Macri no es sencilla. Meses atrás la sacaron del registro de proveedores de obras públicas. Con obras en las centrales de Barragán y Brigadir López y la multi denunciada central de Río Turbio, esta empresa que supo ser muy cercana a Julio de Vido, mantiene una pésima relación con el actual ministro de Energía, Juan José Aranguren, que se niega a recibir a sus directivos.

Socma no tiene interés ni está en ninguna negociación con Isolux, ni con sus proyectos o activos, afirmaron a LPO, allegados al grupo de la familia Macri.

El agujero de Isolux es enorme y los medios españoles estiman que un grupo de bancos han perdido 4.000 millones de euros entre deuda, avales y capital. Los más perjudicados son el Santander, al que le debe unos 825 millones de euros, y La Caixa, unos 600 millones de euros.

Es por eso que la administración concursal de Isolux puso a la venta todas las unidades y negocios que considera viables, en lo que en España llaman una "liquidación express" de activos. Entre ellos, se encuentran los que tiene en Argentina y otros países de América Latina como México y Brasil.

Según consigna en su web, Isolux tiene fuerte presencia en el sector energético de Argentina, donde puso en marcha la central ciclo combinado de Loma de la Lata, en Neuquén; construye para Enarsa dos centrales de ciclo abierto en Ensenada y Brigadier López; y realizó el tendido eléctrico entre Formosa y Sáenz Peña. Isolux también está en la UTE que se adjudicó la construcción de la represa Chihuido en Neuquén.

En 2016, Isolux ya se desprendió de activos del sector energético. Concretamente, vendió por 25 millones de dólares el parque eólico de Loma Blanca, en Chubut, a Sidelo y Sidsel, una firma desconocida. En ese momento fue que comenzaron a tomar fuerza las versiones de negociaciones con el grupo Socma.

Federico Avela es el nuevo consejero delegado de Isolux, a cargo de liquidar los principales activos de la compañía.

El área de infraestructura (que sería uno de los más atractivos), Isolux "desarrolla las obras del corredor vial Nº 4, y recientemente ha culminado la rehabilitación y restauración del edificio Aduana Taylor para convertirlo en el Museo de la Casa Rosada", según informa.

Pero también tiene adjudicados otros proyectos millonarios como el tramo A del Paseo del Bajo, por 94 millones de euros. Además, Vialidad le otorgó obras en varios tramos de la Ruta Nacional 3 en Chubut y en la ruta provincial 12 de Córdoba. Esto último suma unos 54 millones de euros.

Sin embargo, la obra más importante que tiene adjudicada en Argentina es la construcción de la central de generación eléctrica de Río Turbio, en Santa Cruz, proyecto por el que la Justicia le está encima a Julio de Vido por innumerables irregularidades. Por esas irregularidades, el ministerio del Interior sancionó a Isolux y la suspendió por cinco meses del registro de constructores.

Esa obra es la que más dolores de cabeza podría traerle a los Macri porque actualmente está totalmente frenada por decisión del Gobierno nacional. Reactivarla si Isolux pasa a manos de Socma podría generar un conflicto serio al presidente.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Sinceramente increible, ni se ponen colorados.
1
Este gobierno es igual al anterior pero con estilo Gancia; dicho en términos más prosaicos, son salchichas (chorizos con estilo).