Campo13.07.2017
(4)guardarlectura zen
La industria avícola tocó fondo: empresas en convocatoria y productores al borde del abismo
LPOA la mayoría se les terminó el saldo y ahora afrontan un escenario con suba de costos y deudas millonarias.

La crisis de la industria avícola tuvo un alto grado de repercusión mediática por el conflicto que se vivió en la firma Rasic Hnos. que comercializa la marca Cresta Roja. Esto permitió que otras empresas salgan del ojo de la tormenta a pesar de atravesar momentos sumamente delicados.

Sin embargo, ya a mediados de 2015 La Política Online publicó un artículo en el que se mencionaba que la crisis de Cresta Roja se replicaba en la mayoría de las empresas del sector. Varias de ellas, en ese entonces, comenzaban a emitir cheques sin fondos por cifras millonarias.

En el último año y medio, tras la salida del kirchnerismo, las firmas trataron de acomodarse al nuevo contexto político/económico sobreviviendo gracias a los favores económicos que les otorgó el anterior gobierno que consideraba al sector como un aliado estratégico.

Pero ese saldo positivo se agotó y los que siguen el día a día aseguran que se cortó la cadena de pagos en el sector. Tal es el caso, por ejemplo, de Codepra S.A. (Avicoper), que en las últimas semanas registró un total de 25 cheques rechazados por un monto que asciende a $ 2,49 millones.

Avicoper es una tradicional empresa del rubro con sede en la localidad bonaerense de Pergamino. La firma se dedica a vender huevos frescos a cadenas de supermercados, industrias y mayoristas, según indica un artículo publicado en el sitio especializado valorsoja.com.

La cuestión es que, como era de esperar, la crisis de las empresas avícolas no solamente repercute en el nivel de empleo donde se localizan las plantas, sino también en los productores a quienes las deudas los están empezando a golpear de lleno.

"La crisis avícola general repercute sobre muy fuerte sobre este eslabón de los productores integrados que trabajan con empresas que cierran, no cobran nunca más o si lo hacen será en una mínima expresión de lo que se les adeuda", señaló CRA por medio de un comunicado.

Cabe mencionar que los productores Integrados representan alrededor del 90% de los pollos producidos en todo el país. Sin embargo, y a pesar de este valor relativo, siguen siendo el eslabón más débil de la cadena cobrando un promedio de $ 4,70 por pollo criado.

"Los costos de producción, solo tomando los tres rubros principales (mano de obra, gas y electricidad) sobrepasan holgadamente lo pagado por la industria. En un contexto donde, además, no se midió el impacto del último aumento de las tarifas eléctricas que ronda el 58%", apuntó CRA.

Como sea, en el sector industrial afirman que esperan una especie de "canibalización" del mercado con la salida de dos empresas seriamente comprometidas, repitiendo la historia de la emblemática avícola San Sebastián que cerró en los 90 para descomprimir el frente interno.

En tanto, en los primeros cuatro meses de 2017, la cantidad de huevos ingresados en plantas industrializadoras con habilitación de Senasa fueron de 323.197 unidades, una cifra 14,6% inferior a la registrada en el mismo período de 2016.

Los pollos en la era K

En este contexto, cabe destacar que el sector pollero está concentrado en un puñado de 30 firmas nucleadas en el Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) que conduce Roberto Domenech, un hombre con muy buenos lazos con el kirchnerismo.

A diferencia del sector ganadero, los empresarios avícolas evitaron los enfrentamientos con el kirchnerismo y comenzaron a trabajar en conjunto en un ambicioso plan que contempló un aumento en la producción, en el consumo interno y en las exportaciones.

El ideólogo de esa estrategia fue Domenech que, lejos de oponerse, acató las reglas que impuso Néstor Kirchner a los sectores productivos y ambos establecieron de palabra un pacto de no agresión que se mantuvo hasta el último día de Cristina en el poder.

El favoritismo que tuvieron tanto Néstor como Cristina Kirchner con este sector fue claro. En el periodo 2007/2010 los frigoríficos avícolas fueron los más beneficiados por el viejo sistema de compensaciones, envuelto en escandalosos casos de corrupción.

Así, las empresas polleras recibieron en subsidios unos $ 2100 millones por parte de la disuelta ONCCA con el propósito de mantener estable la "mesa de los argentinos", mientras los precios internos siguieron aumentando al ritmo de la inflación real.

Pero el sector avícola no solo recibió compensaciones millonarias, sino que también obtuvo subsidios indirectos. De hecho, la intervención al maíz (retenciones + trabas) logró que las firmas adquirieran el grano a un precio muy por debajo del valor real.

Además, la carne aviar casi no tuvo retenciones al contar con un derecho de exportación del 5% y un reintegro del 3,4% (apenas 1,6%). En cambio, a la carne vacuna, el Gobierno anterior le aplicó una retención del 15%.

La alianza entre el presidente de CEPA y el kirchnerismo duro quedó manifiesta cuando, en plena campaña para gobernador bonaerense, Aníbal Fernández presentó en un acto en La Plata a Domenech como su ministro de Asuntos Agrarios de la provincia. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
¿a domenech no lo piensan investigar? ¿Como puede ser que esta industria en Argentina no se rentable? acá pasa algo muuuyyy raro y que nadie se anima a blanquear. Somos productores de alimentosd y son los mas caros del mundo???!!!
3
Quién escribió esta nota? Marcos peña? El caso rasic el problema pasaba x otro lado. Habia problemas entre dueños viejos y herederos.
Según este relator hasta hace 2 años tenian produccion, empleo y exportaciones récord por la corrupcion del kirchnerismo. A raiz de eso ahora les va mal.
Parece que el aumento de tarifas, el achicamiento del mercado interno, la quita de retenciones a los granos y por lo tanto a los alimentos balanceados que comen los pollos no tiene nada que ver.
A los productores de cerdos les va peor que a los polleros. Tambien es culpa del gobierno anterior?
El alto valle del rio negro para atrás. Las economias regionales en general cada vez peor.
Son muy obvios y mediocres con las explicaciones muchachos. Se nota mucho.
2
O sea que quiere decir que de mecanismos de mercado, ni jota.

Lo cual se llega a la conclusión de que los empresarios argentinos son almaceneros -aventureros - farsantes...pero nunca empresarios en serio.
1
Cuando Jose Luis Espert habla de empresarios prebendarios, aquí está el gran Domenech, le daban subsidios a él y varios más, con plata que salía de nuestros bolsillos, de la cual mucha se la guardaban, si no ver lo que hacían los Rasik de cresta roja, claro, ahora se les cortó la fácil, y se encuentran que ni al costo pueden trabajar. Y ahora como van a seguir haciendo agua con un poco de pollo???. Toda hormona, porquería que ni gusto a pollo tiene.