G2007.07.2017
(0)guardarlectura zen
Trump acordó no mencionar el muro a Peña Nieto y rompió el pacto ante la prensa
LPO (México DF)Cuando le consultaron si México lo pagaría, le habló bajito a Tillerson: "Absolutamente". Risas entre sus asesores.

La cumbre del G-20 reveló una vez más las dos dimensiones que habitan en Donald Trump. El encuentro bilateral con Enrique Peña Nieto fue cordial y controlado por el entorno del presidente de Estados Unidos. "Estamos progresando", fue la frase con la que arrancó el mandatario la reunión.

Allí también estaba parte de su equipo. Participaron Gary Cohn -jefe de asesores económicos de buena relación con el canciller y hombre fuerte del gobierno mexicano, Luis Videgaray- Rex Tillerson y Wilbur Ross. En un momento también se sumó el yerno Jared Kushner. Del lado mexicano estaba el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo y el subsecretario Carlos de Icaza.

Según explicó el propio Videgaray, los temas que dominaron la conversación fueron seguridad y comercio. Hablaron con tranquilidad durante unos 40 minutos. En ese momento se acordó que no habría conferencia de prensa en conjunto y sólo posarían ante las cámaras al final de la reunión.

La reunión era una de las bilaterales más esperadas del G20 de Hamburgo, porque precisamente por las diferencias por el muro, al inicio del mandato del republicano Peña Nieto suspendió de manera unilateral una visita a la Casa Blanca ya agendada.

Cuando un periodista de AP le preguntó si mantenía que México iba a pagar el muro, Trump le dio la espalda a Peña Nieto y mirando a Tillerson murmuró, pero de manera audible: "Absolutamente".

Al salir de la cumbre, Videgaray apuntó que fue una reunión como la anticipaban: "Cordial y se tocaron los temas que esperábamos. Gran parte del tiempo la dedicamos a hablar sobre las renegociaciones de Nafta", dijo en entrevista con Radio Fórmula.

El canciller se mostró positivo. "Se reconoce que hay avances mutuos", explicó. Y ejemplificó con una idea nueva que surgió en el encuentro: "Queremos explorar juntos la posibilidad de generar nuevos mecanismos de migración para trabajadores agrícolas, que puedan trabajar en Estados Unidos, entrando y saliendo de manera legal".

Por supuesto, no podía faltar la picardía -por no llamarla trampa- de Trump. Al término del encuentro, un reportero de la agencia AP que ingresó con las cámaras le preguntó a Trump a los gritos si efectivamente México pagaría por el muro. El magnate murmuró -pero de manera audible-: "Absolutamente".

No hace falta recordar que es el tema que más tensiona la relación con Peña Nieto. Con más cintura, Videgaray aseguró que ni él ni EPN escucharon esa respuesta. "Lo ha de haber dicho muy bajito. Lo importante es que no fue un tema que se abordara en la reunión por que es claro que tenemos diferencias al respecto", señaló el titular de Relaciones Exteriores.

Efectivamente, el video de ese momento muestra que Trump espera algunos segundos para responder a la pregunta de la periodista, y cuando lo hace es través de murmullo y mirándolo a Rex Tillerson, su secretario de Estado. Una jugada de barrio para el originario de Queens, que vuelve a apostar por estos atajos callejeros para incomodar a sus interlocutores. Ejemplos sobran.

Videgaray le explicó a Kushner que una mención de Trump del muro a Peña Nieto podía no sólo descarrilar la relación con México, sino además favorecer la consolidación de líderes anti Estados Unidos como López Obrador.

Como adelantó La Política Online, Videgaray le había pedido a Kushner que Trump no mencionara el muro en la cumbre bilateral, lo cual se estaba cumpliendo hasta el momento. El problema es que el Trump público y mediático es incontrolable y la pregunta de AP fue su oportunidad de mostrarse políticamente incorrecto. Como le gusta.

Las negociaciones para que se concretara la bilateral de Trump y Peña Nieto empezaron empujadas por por John Kelly y James Mattis y apuntaban a centrarla en seguridad y migración. Pero en la noche previa, LPO pudo confirmar que el canciller Luis Videgaray habló por teléfono con Kushner, para asegurarse que el tema del muro no se tratara.

Rex Tillerson propuso la reunión con Trump a Peña Nieto en su primer viaje a México como secretario de Estado. En esa ocasión Peña rechazó la invitación y la condicionó a que Trump fuera "respetuoso con México y los mexicanos".

Videgaray le pidió lo mismo a Kushner en las últimas horas aunque ahora, ya se conoce, el asesor está en temas mucho más complejos que la relación con México como es la paz en Medio Oriente y temas muy complejos de política interna.

El canciller mexicano enfatizó que comentarios sobre el muro podrían no solo descarrilar la relación con México sino que solo sirven para potencian opciones electorales presuntamente anti Estados Unidos, en una clara referencia a Andrés Manuel López Obrador, candidato de izquierda que hoy encabeza las encuestas para las presidenciales mexicanas del año próximo.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.