Fabián Perechodnik19.06.2017
(2)guardarlectura zen
"Uno ha aprendido que en los procesos electorales puede haber sorpresas"
Por Cristian LoraEl Secretario General analiza la gestión de Vidal y el escenario electoral en una entrevista con LPO.

Fabián Perechodnik se despliega y camina en un despacho de vastas dimensiones con ventanas a los patios internos de la gobernación bonaerense, en el epicentro de La Plata. "Hoy la discusión de las encuestas tienen más que ver con la instalación de temas y personas que con el análisis real de la opinión pública", dice el Secretario General de la gobernación en una entrevista con LPO.

Perechodnik evita hablar de encuestas, durante 15 años estuvo al frente de una de las consultoras más importantes del país. Sin embargo, parece disfrutar las preguntas sobre el tema. "La opinión pública recién se va a subir al cronograma electoral cuando estemos sobre la fecha de la elección", asegura.

Es uno de los hombres de extrema confianza de María Eugenia Vidal y este es su primer cargo político. Reconoce que con los empresarios se avanza en un proceso de construcción de confianza "que viene más lento del que nosotros esperábamos".

Habla de las medidas que tomó Mauricio Macri y asegura que no hubo ajuste. "Para mi no existe un ajuste, lo que existe es un proceso de ordenamiento de la economía en etapas", sostiene. También habla de Cristina a quien define como un referente para un sector "acotado" de la sociedad que se ubica en el Gran Buenos Aires.

¿Es posible que Cambiemos pierda en octubre?

Yo respondería desde otro lugar (piensa). Estamos trabajando muy fuerte para profundizar el cambio en la provincia y en Argentina. En este año y medio se empezó a marcar agenda. Y vamos a ir al proceso electoral a contar lo que hicimos y todo lo que nos falta hacer. Vamos a pedir que nos acompañen en todo lo que falta, que es muy mucho más que lo que se hizo.

Vidal utiliza una figura que me gusta porque es muy gráfica: esto de que hemos empezado a mostrar el camino y que hemos empezado a andar ese camino. Por supuesto que el camino es muy largo no se va a terminar en un mandato. Pero lo importante es marcar ese camino, transitarlo y no corrernos de ese camino.

Vos sos un analista político...

Yo ya no hablo como analista político. Hablo como miembro del equipo de Vidal y de Macri.

¿Puede seguir existiendo Cambiemos en caso de una derrota en octubre?

Lo que uno ha aprendido es que en los procesos electorales puede haber sorpresas. Nosotros estamos haciendo lo que hay que hacer. En primer lugar, los resultados se pueden analizar desde distintas ópticas: yo te podría decir, con objetividad absoluta, que la renovación legislativa que se da este año corresponde a los legisladores que entraron en 2013 y en ese momento Cambiemos no existía como frente político y prácticamente no presentó candidatos. De modo que en esta elección se incrementarán los senadores y diputados bonaerenses. Desde ese lugar, Cambiemos va a ganar.

Decís que puede haber varios análisis posibles de quién es el ganador de esta elección. Si Cambiemos se dice ganador por meter más legisladores, también otro puede considerarse ganador por otras variables.

Yo creo que vamos a hacer una muy buena elección igual. Lo que digo es que hay muchas formas de enfocar ese resultado, pero vamos a hacer una muy buena elección. Vamos a hacer este camino que te decía antes. Estamos trabajando, falta mucho por hacer y lo importante es marcar el camino del cual no queremos volver atrás.

Veo como dos estrategias diferentes. Por un lado, esto de salir a mostrar lo que se hizo y pedir el voto de confianza para poder hacer más. Y por otro, al gobierno nacional apostando a profundizar la grieta.

No hay una estrategia del gobierno nacional de trabajar sobre la grieta. Evidentemente cuando se marcan puntos de vista distintos quedan en evidencia las diferentes posiciones y uno puede visualizar en eso que lo que queda en el medio es la grieta.

Lo que existe es una estrategia del gobierno nacional en línea con lo que te vengo diciendo que propone Vidal. Obviamente cuando salen otras expresiones políticas quedan como dos miradas distintas del mismo tema. Pero yo creo que va más allá de la estrategia de campaña, lo que hay es una estrategia de gestión. La campaña política de este año va a ser mostrar lo que pudimos hacer y lo que tenemos por delante. La estrategia política es la gestión.

¿Cual es la relación de Perechodnik con las encuestas en este rol de ministro del gobierno de Vidal?

No muchos me creen cuando digo esto, pero yo estuve 15 años abocado a los números, a mirarlos, a estudiarlos y hoy tengo otro trabajo. No tengo nada que ver con encuestas ni con la opinión pública. A veces las miro porque recibo algunos trabajos, mi ex socios me mandan cada tanto. Pero lo que estoy haciendo no tiene nada que ver con eso. Lo miro como un interesado y por haber trabajado tantos años en los números.

Hoy la discusión de las encuestas tiene más que ver con la instalación de temas y personas que con el análisis real de opinión pública

Sin embargo queda esa inercia. Dicen que los periodistas ven posibles notas cuando ya no trabajan en una redacción o que los policías siguen observando con ojos de policía cuando ya no están en la fuerza.

Es un trabajo muy intenso y en los últimos años tuve mucha exposición. Hoy, no estar abocado a eso me da mucha tranquilidad. Por supuesto que miro las encuestas, pero lo hago con mucha tranquilidad en términos de no estar involucrado con ese proceso. Obviamente, cuando las miro, veo varias cosas como qué tipo de encuesta es. Si esta bien hecha, si es una simple encuesta de instalación de un tema. O si tiene otra profundidad.

¿Cómo deberíamos leer las encuestas previas a la campaña?

Hoy la discusión de las encuestas tiene más que ver con la instalación de temas y personas que con el análisis real de opinión pública. La opinión pública recién se sube al cronograma cuando estamos sobre la fecha de la elección. Hoy podemos hacer un montón de análisis y podemos tener un montón de discusiones, pero no son las discusiones que tiene la gente.

Vos hablabas del trabajo en equipo. Hace unos días Vidal estuvo en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción y le pidió a los empresarios ser parte del mismo equipo. Sin embargo, da la sensación de que los empresarios no quieren ser parte del equipo que propone la Gobernadora.

Ella no les pidió que sean parte del equipo de Cambiemos..

Yo no dije de Cambiemos, digo de un mismo equipo.

Lo que les pidió es que sean parte del equipo de la provincia y la Argentina, que es mucho más amplio que ser parte del equipo de Cambiemos. Nosotros permanentemente recibimos empresarios interesados, muchos del exterior y muchos locales. Les pidió que profundicen ese proceso de crear puestos de trabajo.

Hay un proceso de construcción de confianza que viene más lento del que nosotros hubiéramos querido y del que esperábamos

¿Donde termina esto? En crear puestos de trabajo genuinos. La provincia de Buenos Aires tiene el 40 por ciento de casi todo, pero somos los productores de casi el 55 por ciento de los agroalimentos del país. Producimos alimentos para 200 millones de personas. Ahí tenemos un papel como provincia muy importante, pero necesitamos al sector privado, el Estado lo que tiene que tener es políticas para esto. En esa línea iba la Gobernadora cuando le decía: ‘vengan a ser parte del equipo'.

Los empresarios piden reglas claras para invertir. Pero entiendo que esas reglas claras, en dos años de gobierno, ya se crearon o al menos están garantizadas. ¿Porque las inversiones no llegan?

Hay un proceso de construcción de confianza que viene más lento del que nosotros hubiéramos querido y del que esperábamos. Pero tiene que ver también, más allá que existieron medidas muy concretas del gobierno desde el día uno, con cuestiones vinculadas a temas cambiarios como cerrar con los holdouts para tener credibilidad externa.

Cuando Vidal habla delante de 400 empresarios y le cuenta cómo está la provincia, qué se hizo y qué se necesita hacer lo que está haciendo es eso: construir un puente y tendiendo lazos de confianza para que vengan más empresarios. Nos gustaría que sea un proceso más rápido, que la construcción de confianza esté en el nivel que tiene que estar para que las inversiones lleguen.

¿Y cómo se mide esa confianza?

Hay muchas maneras de medir estos proceso. Por ejemplo, cuando uno mira que las colocaciones de deuda de la provincia fueron a las tasas más bajas de la década del ochenta, pero de 1880. Eso es confianza en las cosas que hicimos. El mercado internacional mira las medidas que se toman en la provincia. Comienza a existir un camino de construcción de confianza.

¿Hay que darle más tiempo a los empresarios?

Yo creo que evidentemente necesitamos más tiempo. Hay que seguir trabajando en ese proceso. No sucede solo ni es mágico, ni es algo que ocurre de un día para el otro. El Estado tiene que dar los mecanismos y los empresarios tienen que sentirse con comodidad para bajar las inversiones.

¿Vidal abandonó la pelea por el Fondo del Conurbano?

De ninguna manera. Y tal es así que la semana pasada la corte avanzó con el expediente. Vidal manejó varios caminos simultáneos: una camino político de instalación del tema, que incluyó una vía de construcción de consenso político con legisladores e intendente de todos los partidos. Y un camino judicial en la Corte Suprema que es la que tiene competencia originaria. El expediente judicial fue avanzando. Hizo todo lo que tenía que hacer y sostiene públicamente el reclamo.

Entonces la estratega es apostar a la vía judicial.

Apostamos a todos los caminos: institucionales, formales y políticos. No es una decisión que puede tomar el gobierno nacional en soledad. Es una decisión en conjunto. Todos reconocen que es un reclamo justo, porque existe un desbalance entre lo que la provincia aporta y lo que se recibe.

El problema es que es una frazada corta y hay que rediscutir ese reparto. La provincia tiene una deuda social de más de un presupuesto de los fondos federales que no llegaron a la provincia y fueron a otras. No podemos dejar de reclamar eso.

Vidal está tomando deuda a niveles muy superiores de los que se tomaron en la última década. ¿No te parece riesgoso llevar a la provincia a este nivel de endeudamiento cuando no se pudo revertir la matriz de la coparticipación nacional?

Estamos tomando deuda fundamentalmente para infraestructura. Y eso va para obras que ejecuta la provincia y los municipios a través del fondo de infraestructura municipal que se reparte con criterios objetivos de coparticipación municipal. No existe discrecionalidad de los intendentes ‘amigos' o ‘no amigos'. Todos recibieron y están recibiendo los fondos para obras de acuerdo a lo que votó la Legislatura.

Había en la administración anterior una situación muy coplicada en cuanto a la caja y eso pasaba también con los municipios

Triplicamos la inversión en el presupuesto provincial en obras. y Aun asi falta muchísimo, las grandes obras hidraúlicas son muy caras, demandan mucho tiempo y no la puede afrontar la Provincia con fondos propios.

¿Scioli dejó la provincia fundida?

Lo que había era un manejo muy diferente al que tiene Vidal por estos días. Hoy no discutimos una telenovela semestral sobre sueldos y aguinaldos. El gobierno nacional asistió a la provincia permanentemente.

Evidentemente había una situación en la administración anterior en cuanto a la caja muy complicada y eso pasaba también con los municipios. Los primeros meses, cuando asumimos, teníamos un mapa en el que marcábamos los municipios con déficit en color rojo y esa mancha roja ocupaba casi todo el territorio de la provincia. Se fue cumpliendo y se saneó con eso.

En términos estructurales, y esto lo unimos al Fondo del Conurbano del que hoy hablábamos, evidentemente la provincia sigue teniendo problemas estructurales. Eso no cambió, pero lo que hubo fue un ordenamiento de las cuentas de la provincia.

El gobierno nacional insinúa la intención de avanzar con más ajustes después de octubre. ¿Hay lugar para más ajuste?

El gobierno nacional viene trabajando de manera metódica y muy firme en ordenar una situación. Cuando uno mira el mapa general de la Argentina se da cuenta de que había mucha gente que no tenía conciencia de las dificultades objetivas que tenía la economía argentina. Lamentablemente, durante mucho tiempo nos pasó de advertir eso cuando la crisis ya estaba consolidada. Ahora estuvimos al límite de que eso ocurriera y el resultado electoral de 2015 modificó esa cuestión.

Pero había cuestiones que tenían que ver con atrasos tarifarios de muchos años, con falta de obras y el gobierno nacional hizo un trabajo ordenado. Un trabajo muchas veces tiene dificultades y no es recibido como quisiéramos, pero en el tema tarifario se tomaron algunas medidas que impactaron bien y otras que no y se corrigieron.

Yo no coincido con lo del ajuste. Para mi no existe un ajuste, lo que existe es un proceso de ordenamiento de la economía en etapas

Pero además, se tomaron medidas entendiendo que hay que seguir asistiendo a muchos argentinos que la pasan mal. Esta es la contracara: yo no coincido con lo del ajuste. Para mi no existe un ajuste, lo que existe es un proceso de ordenamiento de la economía en etapas.

Pero en ese proceso de ordenamiento hay argentinos que la están pasando muy mal.

Por supuesto que ese ordenamiento a veces tiene distintos niveles de impacto y el Estado tiene que ir atendiendo aquellos que no lo pueden afrontar ese ordenamiento. Y eso se hace. Lo que pasa es que estábamos acostumbrados a tener unas tarifas que eran ridículas.

Un grupo de gobernadores peronistas le planteó al gobierno avanzar hacia un acuerdo de gobernabilidad después de la elección. Una especie de Pacto de la Moncloa. ¿No es una oportunidad para salir de la grieta y avanzar con consensos?

El día uno de su presidencia, Macri convocó a todos los gobernadores a una reunión que fue una novedad política, aunque eso es lo que debería suceder en un país normal. Me parece que el gobierno nacional -y también nosotros en el gobierno de Vidal- estamos para hablar siempre, pero no en términos rimbombates de un gran acuerdo. El diálogo es permanente. Todos los gobernadores hablan con los ministros nacionales permanentemente, aún los que más críticos. Sin ir más lejos, está semana Alicia Kirchner estuvo con el Presidente en la Casa Rosada.

Pero esa propuesta de los gobernadores tiene un simbolismo que va más allá del diálogo cotidiano que cualquier presidente debe tener con los gobernadores.

Habrá que ver después del proceso electoral cómo termina el mapa político de los gobernadores. Todas las oportunidades de avanzar en políticas de estado son buenas. Es lo que la Argentina necesita.

¿Te sorprende que Cristina Kirchner mida tan bien en el Conurbano? ¿Qué análisis haces de eso?

Cristina es una figura política protagonista de los últimos años de la Argentina. Existe un porcentaje importante de la sociedad que sigue viendo en Cristina una referencia. Eso es imposible de no ver. Ahora, mi impresión es que es una referencia para un sector acotado de la sociedad y ese sector está en gran medida en el Gran Buenos Aires. Yo no veo a la ex presidenta con posibilidades de un resultado electoral exitoso.

¿Coincidis con Durán Barba en que "el cristinismo es una religión". Que no es una opción racional?

Duran Barba siempre tiene definiciones muy filosas y muy polémicas. Evidentemente el nivel de adhesión que tienen los que acompañan a Cristina es algo parecido a eso. A ver... (piensa). La respuesta es sí, coincido.

Cristian Ritondo lleva adelante una fuerte pelea dentro de La Bonaerense. Hernán Lacunza pelea contra las cuentas de la provincia. Marcelo Villegas y Alejandro Finocchiaro encabezan la pulseada con los gremios docentes. ¿Cuál es la batalla que da Fabián Perechodnik en el gobierno de María Eugenia Vidal?.

Fundamentalmente nosotros somos un equipo que acompaña a la Gobernadora. No hay una pelea de Ritondo, de Lacunza o de Villegas. Lo que hay es un equipo que encabeza la Gobernadora y que va dando distintas peleas en la provincia de Buenos Aires.

Por supuesto que por las especificidades de algunas áreas unos ministros son más protagonistas de esas peleas y otros somos menos, pero lo que existe es una línea directa de la Gobernadora en las peleas que estamos dando y que todos acompañemos. Pero no es una cuestión de nombres propios. Es una cuestión de estilo, de conducción y todos tenemos una parte. Obviamente en la pelea por la seguridad, Ritondo tiene la parte más importante porque es el ministro del área, pero todos acompañamos esas peleas.

Lo que uno ha aprendido es que en los procesos electorales puede haber sorpresas. Nosotros estamos haciendo lo que hay que hacer

¿Pero cuál es tu parte en el equipo de la Gobernadora?

La Secretaría General puede ser muy amplia o muy específica. Tenemos responsabilidad sobre los vínculos y las relaciones institucionales de la Gobernadora y el gobierno. En cómo la provincia se vincula con los distintos niveles, los temas de logística y también cuestiones que tienen que ver con los procesos de inversión. Somos unos de los organismos que trabajan para construir la agenda de inversiones que la provincia necesita.

¿Y desde lo político?

Desde lo político es acompañar las cuestiones que Vidal plantea como la agenda de la provincia como relaciones institucionales. En definitiva acompañar y asistir a la Gobernadora en todos los temas, pero como uno más del equipo. Las batallas, son las batallas de la agenda que nos pide Vidal como Seguridad, Infraestructura, Inclusión Social.

La secretaría General cumple ciertas funciones de representación del gobierno en el plano internacional. ¿Cómo ven a la provincia en el exterior y qué expectativas genera?

En principio, aparece un factor importante que es el peso político que tiene la provincia en el contexto de la Argentina, pero además aparece la escala económica y comercial de la provincia, un territorio con más de 16 millones de habitantes. Lo que estamos haciendo es un trabajo en cooperación para Seguridad y para Educación.

Estamos capacitando a las fuerzas de seguridad. Enviando policías afuera y trayendo instructores. Tenemos convenios con Italia, Israel, China, Estados Unidos y Colombia. Y algo similar estamos haciendo en materia de educación con otros países.

Otro punto es la promoción de la provincia en China. En rigor, no existe la relación "con China". Nos relacionamos con una provincia, un gobierno o una empresa. Pero la escala de China es tan amplia que tenemos que sectorizar esa relación.

Y una tercera pata es el armado de una mesa interministerial para trabajar en una especie de una agencia de inversiones. No se trata de una estructura, sino de trabajo. Allí están vinculados los ministerios de Economía, Producción, Agroindustria, Infraestructura y la Secretaría General. Es decir, los ámbitos que tienen algún tipo de vinculación con los procesos de inversión.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Sorpresa? si, capaz que salen terceros
1
Esta es la misma persona que colaboraba con la gestion Scioli hasta las elecciones del 2015......