Francia07.05.2017
(1)guardarlectura zen
Macron aplastó a Le Pen y Francia rescata del precipicio el sueño europeo
LPOSe impuso en el ballotage por 65,5 puntos contra 34,5% de Le Pen. Respira Europa

El centrista Emmanuel Macron ganó el ballotage presidencial con el 65% de los votos frente a la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen y se convirtió en el nuevo presidente de Francia, llevando un alivio inmediato a la continuidad del proyecto de la Unión Europea, que había quedado en estado de zozobra luego del Brexit.

Macron hizo campaña defendiendo el proyecto de Europa y ya anunció que su primer viaje como jefe de Estado será a Berlin para reunirse con su amiga la canciller Angela Merkel, que jugó todo su capital político en favor de un triunfo del candidato de "En Marcha!", el partido que creó hace menos de un año cuando se lanzó a la aventura de buscar la Presidencia.

 Le Pen, que sacó 34,5 puntos, reconoció la derrota apenas unos minutos después de conocerse los primeros sondeos de boca de urna y golpeada por el resultado (esperaba al menos 40 puntos) insinuó el fin del Frente Nacional, al llamar "a todos los patriotas" a unírsele "para participar del combate decisivo que comienza a partir de esta noche y constituir una nueva fuerza política".

Con el aplastante triunfo de Macron, que incluso sorteó un hackeo masivo sobre el final de la campaña, la ola populista que parecía haber tomado por asalto a Occidente, sufrió este domingo un descalabro de magnitud.

"Francia eligió un nuevo presidente de la República y votaron por la continuidad", se quejó. Así, la ola populista que parecía haber tomado por asalto al mundo occidental sufrió un descalabro este domingo en las elecciones presidenciales en Francia.

Hace dos días se filtraron cientos de miles de correos electrónicos de la campaña de Macron en internet, esfuerzo que recordó al hackeo que sufrió la campaña de Hillary Clinton presumiblemente a manos del gobierno ruso. Sin embargo, no fue suficiente.

El triunfo de Macron confirma además la existencia de una fuerte tendencia anti establishment alrededor del mundo, que puede o no ser populista. El futuro presidente, aunque cuenta con experiencia en el ámbito público, no es identificado como político de carrera y arriba a la presidencia de Francia aupado en un partido con apenas meses de existencia. 

Macron es un egresado de la prestigiosa Ecole donde se forman los funcionarios públicos de Francia, ex banquero y joven brillante de las finanzas, fue primero asesor del actual presidente socialista Francois Hollande y luego su ministro de Economía.

Casado con una mujer 30 años más grande que él, socialista al estilo francés -es decir pro mercado- ya anunció que una de sus primeras iniciativas será lanzar una fuerte reforma laboral que en la práctica permita desmontar la jornada de 35 horas laborales, que en los hechos no sirvió para paliar la persistente tasa de desempleo que sufre Francia.

También anunció que creará una "task force" para combatir el terrorismo islámico que jaquea a Francia y sumará de inmediato 10 mil policías y gendarmes a esa tarea.

Festejos en Paris ante el triunfo de Macron.

Con 39 años se convirtió en el presidente más joven de la V República y fue beneficiario directo tanto del desploma en los sondeos del gobierno de Hollande, como el derrumbe del derechista Francois Fillon que apenas meses atrás tenía la Presidencia en sus manos, hasta que lo golpearon las revelaciones que había contratado a su mujer y sus hijos a costa del erario público. Por eso, Macron ya anunció que presentará un proyecto de moralización de la vida pública, que incluye la prohibición a los funcionarios de contratar parientes.

El analista político Matthew Yglesias especuló que el fracaso de Le Pen también muestra que los candidatos populistas autoritarios -como Donald Trump- no tienen oportunidad si no cuentan con el apoyo de un partido político establecido, como le sucedió a la candidata francesa. A diferencia de Trump, Le Pen no fue arropada por el movimiento conservador moderado de su nación.

La elección de Le Pen pudo significar el fin de la Unión Europea. Con la próxima salida del Reino Unido de la alianza, la permanencia de naciones como Francia y Alemania representan la estabilidad del acuerdo. La derrota de Le Pen confirmó que el Frexit no es tan popular como esperaban los ultra conservadores. Una encuesta el año pasado arrojó que alrededor del 33% de la población deseaba abandonar la unión de Estados.

En los comicios de este domingo, la otra nota saliente fue la abstención, la más alta desde el balotaje presidencial de 1969, que según los primeros datos habría superado el 25%. Al mismo tiempo, el voto en blanco o nulo alcanzó un nivel histórico para Francia con un 12%.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
MUY BIEN, .. CREO QUE AHORA EUROPA DEBE FORTALECERSE,