Gobierno17.04.2017
(0)guardarlectura zen
Aranguren le respondió a Sureda y blanqueó el debate interno por la estrategia energética del Gobierno
LPOEn una carta abierta el Ministro de Energía atribuyó la renuncia de Sureda a su desconfianza en las renovables.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, dio a conocer este lunes una carta abierta en respuesta a la del ex secretario de Recursos Hidrocarburíferos, José Luis Sureda, en la que negó que haya habido censura y aseguró que "el fondo de la cuestión" por la que fue tildado de "autoritario" se debe que el funcionario renunciante no consideraba prioritarias a las energías renovables y solo quería desarrollar Vaca Muerta, guiado por su pertenencia al sector petrolero.

En este sentido, el ministro centró la discusión en dos de los tres pilares de la estrategia energética que se debate en la mesa chica del Ministerio: el desarrollo del shale gas en Vaca Muerta y la creación de un sistema de energía renovable. Pero omitió referirse al tercer pilar, el aumento de las plantas regasificadoras de gas natural licuado (GNL) en el que la holandesa Shell -ex empleadora de Aranguren- tiene intereses.

"Paso ahora sí a considerar el fondo de la cuestión, según se aclarara en las entrevistas periodísticas concedidas por el Ing. Sureda que siguieron a su renuncia. En su opinión, no se puede desarrollar Vaca Muerta y las energías renovables al mismo tiempo y el país debe apostar fuertemente al desarrollo de la primera. Esa seguramente sea su convicción, posiblemente producto de décadas de trabajar en el sector petrolero", sentenció Aranguren. Es que el Ing. Sureda se despeñaba como director de Pan American Energy hasta que aceptó formar parte de la Cartera de Energía.

'En su opinión, no se puede desarrollar Vaca Muerta y las energías renovables al mismo tiempo. Esa seguramente sea su convicción, producto de décadas de trabajar en el sector petrolero', sentenció Aranguren.

"Si bien esos cuestionamientos no fueron planteados en forma tan vehemente mientras el Ing. Sureda formó parte del equipo del Ministerio de Energía y Minería, tengo que decir que no estoy de acuerdo con los mismos. Sí, se puede. Más aún, no hay tal opción", aseguró el ministro valiéndose del eslogan de campaña.

No casualmente Aranguren omitió mencionar el aumento de plantas regasificadoras de GNL, negocio que quita demanda de gas a la producción no convencional que se está desarrollando en la cuenca neuquina. Como explicó a LPO un consultor en energía, con el alto precio fijado para el gas (7,5 dólares por millón de BTU garantizados hasta 2021) proveniente de Vaca Muerta, aumentar la cantidad de plantas regasificadoras amplía la capacidad importadora de gas extranjero, más económico.

Por eso, Sureda se oponía no tanto al desarrollo de renovables, sino al impulso de la regasificación. Sobre esto punto, vale la pena recordar que en la última licitación de compra de GNL, fue la holandesa Shell quien se llevó la mayor parte del negocio.

Esta no fue la única omisión. Sureda también aprovechó las entrevistas posteriores a su renuncia para cuestionar el apoyo diferencial de Aranguren a la cuenca neuquina -donde se ubica el yacimiento de shale gas y shale oil de Vaca Muerta- en desmedro de las cuencas petroleras de otras provincias, como Chubut, Salta, Tierra del Fuego y Santa Cruz. En tres de estas cuatro provincias "perjudicadas" por la política de Aranguren, PAE tiene acciones, pero no en Neuquén donde Shell ya prometió inversiones.

Respecto de las energía renovables, Aranguren señaló que la velocidad de su desarrollo "no es una elección, es una obligación emanada de una ley del Congreso de la Nación (Ley 27.191) que nos ordena que el 8% de la energía eléctrica consumida el año próximo y el 20% de la que se consumirá en el año 2025 sean de fuente renovable".

"Mi rol como ministro me obliga a escuchar todas las opiniones y valorar otras opciones, no sólo aquella que satisfacen los intereses del sector hidrocarburífero (a pesar de los años que le dediqué al mismo) y de la interacción de las mismas proponer una política energética que nos trascienda, tarea para la que me convocó el presidente Macri", planteó el titular de Energía y Minería en su carta.

Aranguren omitió mencionar el aumento de plantas regasificadoras de GNL al que se oponía Sureda por competir con Vaca Muerta. En la última licitación de compra de GNL, fue la holandesa Shell -ex empleadora del ministro- quien se llevó la mayor parte del negocio.

Desde un punto de vista macroeconómico, un país con altos costos financieros, alta carga impositiva, mala infraestructura y altos costos de energía desalienta las inversiones en la economía real por su baja tasa de retorno. Esto obliga a ajustar o bien la tasa de ganancias de los empresarios o reducir el salario real. En este último sentido, Macri ya dio los primeros pasos en el nuevo convenio laboral para la explotación hidrocarburífera no convencional en Vaca Muerta.

Incluso, las inversiones para Vaca Muerta no son por montos tan elevados en el corto plazo, menos si tienen en cuenta los volúmenes de desembolsos a los que acostumbra el sector. En especial, lo que tienen en común los anuncios realizados hasta la fecha es su estructura de realizar una primera inversión ahora, y seguir haciendo erogaciones en tanto se sostengan las condiciones fijadas no por ley sino por Aranguren mediante resoluciones sencillamente modificables a la sola firma del ministro de Energía o su sucesor.

El detalle de la carta de Aranguren

En el escrito cuidado y de tono diplomático que se hizo público seis días después de conocerse la carta de dimisión de Sureda, Aranguren rechazó la acusación de "autoritario" y negó que él haya dado la orden de impedir el ingreso al Palacio de Hacienda del periodista de The Wall Street Journal, Taos Turner, motivo que Sureda consideró el detonante para presentar su dimisión el 11 de abril pasado.

"Coordinar la tarea de prensa no se puede confundir con censura y desde ya repito, como lo hice personalmente el día de la renuncia del Ing. Sureda, que no me enteré del incidente hasta que leí los términos de esa renuncia, por lo que no es cierto que de mi parte se hubiera ordenado impedir el acceso al periodista en cuestión", aseveró Aranguren en su respuesta publicada en el portal del diario La Nación.

Por el contrario, aseguró que se le solicitó al periodista reagendar su visita "de acuerdo con la modalidad empleada con todos los medios de prensa", ya que no estaba dentro del cronograma de la coordinación de prensa. A la vez, negó que se le exigiera al periodista adelantar las preguntas que iba a realizarle a Sureda. "Sin perjuicio de que el entredicho se podría haber resuelto con una simple llamada telefónica, es oportuno destacar que en ningún momento se le solicitó al periodista que adelantara las preguntas que iba a formular", completó.

A la vez, Aranguren indicó que "desde ya que no considero que 'la libertad ajena es un bien transable (sic) que yo puedo arbitrar a mi gusto', como lamentablemente se señala en la renuncia" y así se deslindó de la acusación de autoritarismo esgrimida por su ex subordinado.

Por el contrario, el Ministro explicó que sus tareas consisten en coordinar las labores de dos equipos de trabajo: el del Ministerio que encabeza y el del Gabinete de ministros. Por ende, el caso omiso a las palabras del ex secretario no respondería a su voluntad, sino a la de la Presidencia, que les impone por ley el desarrollo de las energías renovables, cuya viabilidad -según Aranguren- era cuestionada por Sureda.

"Las ideas y convicciones que proponga un secretario de Recursos Hidrocarburíferos deben ser el resultado del equipo que él mismo dirige o coordina. Ese es el primer trabajo en equipo que debe evaluarse. Por otra parte, esa Secretaría, integraba otro equipo, el del Ministerio de Energía y Minería que coordino y dirijo, en donde estoy secundado por cuatro secretarios y dos subsecretarios, y en el que las convicciones e ideas de cada uno de ellos también deben armonizarse para alcanzar un resultado conjunto del cual soy primariamente responsable", señaló Aranguren.

El titular de Energía agregó que integra "también otro equipo, el del gabinete de ministros, coordinado justamente por un ministro coordinador y dirigido por el Presidente de la República. Por lo tanto es esperable que las ideas y objetivos de un Ministerio deban ajustarse a otros objetivos superiores, que tengan en cuenta no solamente las necesidades del largo plazo, sino también las de la coyuntura".

"No aceptar esta adaptación 'extra muros', tal el término usado por el Ing. Sureda en su renuncia, sería, eso sí, una clara expresión de autoritarismo y no comprender que siempre habrá un puente que transitar entre lo técnicamente deseable y lo políticamente posible", añadió.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.