Congreso27.03.2017
(0)guardarlectura zen
El Gobierno enfría la reforma de mercado de capitales por diferencias con el massismo
Por Mauricio CantandoLe piden modificar la CNV y gravar renta financiera. El rol de Quintana, Mario y Niky Caputo.

La reforma del mercado de capitales, promocionada como un instrumento clave para aprovechar el blanqueo de capitales, está cajoneada en la Cámara de Diputados porque el Gobierno no logra un consenso con Sergio Massa y Diego Bossio. 

Por si fuera poco, el tiempo le jugó una mala pasada: en el Frente para la Victoria-PJ esperan el debate con la lista de fondos de inversión cercanos a funcionarios que podrían derivar en nuevos casos de posibles conflicto de intereses.

El proyecto lleva meses de debate interno. Fue enviado a fines de noviembre e incluido en el cronograma de sesiones extraordinarias y Luis Caputo y el titular de la Comisión Nacional de Valores Marcos Ayerra expusieron en una reunión de la Comisión de Presupuesto a los pocos días. Y jamás se trató formalmente. 

Formaba parte de un paquete de leyes a negociar entre todos los bloques, pero con el traspié de la ley de Ganancias  Marcos Peña ordenó enterrar el temario hasta nuevo aviso.

La urgencia, habían dicho Caputo y Ayerra, era porque la reforma del mercado de capitales promueve beneficios impositivos para crear fondos de inversión cerrados, instrumento que permite volcar dinero frescos del blanqueo en la economía real. 

Los tiempos eran ajustados: como el blanqueo vence el 31 de marzo, la ley debía sancionarse en el verano para que tuviera sentido.

Pero ese objetivo ya quedó en el olvido, porque ni siquiera está convocada la Comisión de Presupuesto para tratarla en lo que queda del mes.

Caputo dejó caer esa chance por no ceder a los cambios propuestos por los diputados del Frente Renovador y el Bloque Justicialista, con quienes mantuvo decenas de reuniones. 

Como cada iniciativa emblema del Gobierno, se trata de un proyecto de ley "ómnibus", con varios capítulos diversos entre sí, una estrategia para sumar temas pendientes sin hacer mucho ruido, que por tan repetida ya no toma distraído a nadie. 

El texto incluye los cambios al mercado de capitales, otra parte destinada a modificar los casos de "neteos" de quiebra, otra sobre incentivos a los fondos cerrados y la última con instrumentos para las pymes, un arma habitual para juntar a toda la oposición. "Necesitamos historias de vida para financiar", era la frase repetida de  Ayerra para enamorar a la oposición. 

Como incentivo a los fondos de inversión, el Gobierno propone que no paguen impuestos a las Ganancias sino que lo hagan sus titulares de forma individual, para evitar lo que consideran una doble imposición.

El legislador massista Marco Lavagna.

El massismo redobla la apuesta: si se trata de eximir los fondos destinados a la economía real,  debe hacerse gravando la renta financiera con impuestos a los contratos futuros y venta de acciones. Intentaron incluir esos gravámenes en la reforma de Ganancias, pero Macri no quiso y menos quiere ahora.

Como explicó LPO, la CNV se desbordó en diciembre con el pedido de apertura de fondos de inversión, motivo de furia de los operadores financieros, que para ese entonces consideraban segura la ley del mercado de capitales para el verano.

Nada de eso pasó y, por si fuera poco, en el Congreso también le pusieron la mira en la CNV: para evitar sospechas de convivencia, el massismo propuso que sus directores sean nombrados con acuerdo del Senado, como los del Banco Central, una forma de crear contralor con la oposición de turno. Caputo no quiso y muchos creen que tenía sus motivos por fuera de la Casa Rosada.

El Frente Renovador sumó otro problema: su líder, Massa, no está contento con un nuevo ataque de Mauricio Macri, esta vez en su fallida visita al programa de Mirtha Legrand, donde volvió a decir que "es difícil creerle", justo cuando su diputado Marco Lavagna intercambiaba borradores con los funcionarios del Ministerio de Finanzas. Fue al menos inoportuno. 

Los fondos del Gobierno

El problema de haber dejado pasar el verano es que 2017 está signado por los conflictos de intereses del Gobierno en casos como el Correo y Avianca. Y el mercado de capitales no sería la excepción.

Es que entre los más de 200 fondos de inversión inscriptos en noviembre hay varios ligados a funcionarios y figuras cercanas al Gobierno, que sonarán cuando el tema llegue al recinto.

Macri con Dujovne y Quintana.

Las firmas, a cuyas actas de constitución accedió LPO, cruzan en proyectos diversos al coordinador de Gabinete Mario Quintana, el ministro Caputo y su primo Niky, constructor y conocido amigo de Macri.

El Fondo Axis Rukan Pegasus los une a todos. Lo integra Axis Inversiones, la administradora que fuera del ministro de Finanzas; y Pegasus, donde Quintana mandaba hasta llegar al Gabinete. Por lo menos.

El fondo Axis Rukan Pegasus es un festival de conflictos de intereses: Cruza a Luis Caputo con Mario Quintana y hasta el amigo de Macri y primo del ministro de Finanzas, Nicolás "Nicky" Caputo.

Rukan Pegasus es un fondo inmobiliario que entre sus principales proyectos tiene Dosplaza Caballito, un desarrollo de US$ 25 millones a cargo de la constructora de Nicolas Caputo.

Quintana y Niky lo iniciaron cuando Macri era jefe de Gobierno, pero con la repatriación de capitales vieron la mejor opción para culminarlo.

Casualidad o no, el coordinador del Gabinete fue el artífice de la ley de blanqueo y el primo del constructor el promotor de la reforma del mercado de capitales, cuando todavía era segundo de Alfonso Prat Gay. 

Axis también armó el fondo Axis Energía y Axis Renta en dólares, el primero destinado a energía y el segundo a inversiones financieras, e inactivo hasta diciembre, según una declaración impositiva a la que accedió LPO.

Las inversiones energéticas son una joya del mercado con tarifas en permanente alza, una política que el ministro de Finanzas conoce de cerca.

La creación de 3 fondos no es casual: la ley 27260 establece que blanqueando dinero en un fondo de inversión se evita las penalidades en otros instrumentos que propone la norma. Todo si no se saca del país el dinero al menos por 5 años, más que el resto del período presidencial de Macri. 

La rentabilidad sería mayor si se sanciona la ley de mercado de capitales y los fondos no pagan impuestos. Caputo y Quintana lo intentaron. Pero está difícil. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.