Congreso15.03.2017
(4)guardarlectura zen
Arribas aparece en un informe del Congreso por fugar más de cinco millones de dólares
LPOUna bicameral lo incluyó en un listado que analizó la fuga que derivó en el crack del 2001.

Al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Gustavo Arribas lo sigue complicando su pasado: Su nombre aparece en el informe del Congreso de 2001 como una de las personas físicas que más divisas fugó del país entes del colapso financiero de finales de ese año, en parte provocado por esas maniobras.

El trabajo lo realizó una Comisión Especial Investigadora de la Fuga de Divisas, que presidió el entonces diputado peronista Eduardo Di Cola, que comprobó que pocos meses antes de aquella mega devaluación partieron de Argentina casi 30 mil millones de dólares.

Utilizaron 87 instituciones financieras y se favorecieron de la falta de control de cambios del Banco Central, que permitía las operaciones sin corroborar el origen de los fondos.

Detalle del informe donde aparece Arribas.

"El Banco que otorga el préstamo con garantía de depósitos del solicitante en el exterior estaba obligado a informar al BCRA cuando esos depósitos eran sospechosos. Indudablemente que no hubo información significativa por parte de las entidades financieras", recordó Di Cola en una reciente columna.

"En una clara actitud de ocultamiento determinamos que las omisiones en la información dada al Banco Central llegaron al extremo de no declarar entidades controladas en paraísos fiscales. Ni siquiera cumplían con los regímenes informativos con fines estadísticos", explicó.

Con esas herramientas a mano, las empresas nacionales y extranjeras, casi sin excepción, aprovecharon para fugar más de 26 mil millones de dólares y aceleraron un colapso económico que originó los peores indicadores sociales de la historia.

Pero no fueron sólo empresas: hubo personas físicas que lograron sacar del país por casi 4000 millones de dólares, un 30% con cuentas de más de un millón y medio de dólares.

Entre los primeros de ese grupo privilegiado está Gustavo Arribas, por entonces desconocido para el público en general. A través de 3 operaciones depositó afuera USD 5.573.750.

El juez federal, Rodolfo Canicoba Corral, tien a su cargo la investigación sobre las cuentas de Arribas.

Más atrás aparece también Carlos Melconian, con una cuenta afuera por USD 2.305.306.

El jefe de la AFI no abandonó la costumbre de viajar a Bancos lejanos: según una denuncia del periodista Hugo Alconada Mon, giró 600 mil dólares al Banco Credit Suisse, a través del cambista brasileño Leonardo Meirelles, preso por el escándalo de corrupción de la constructora Odebrecht. Arribas sólo reconoce UDS 70 mil.

Por la falta de regulación de la época ningún juez evaluó en detalle la fuga de divisas y tampoco le interesó hacerlo a la Unidad de Información Financiera (UIF) durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Recién al final de su segundo mandato, Cristina Kirchner impulsó una investigación en el Congreso sobre 4040 cuentas de argentinos en la sede del HSBC de Suiza -que se había especializado en ofrecer sus servicios para que millonarios de todo el mundo pudieran hacer fraude fiscal y fuga de divisas- pero no logró que la justicia detectara algún giro ilegal.

Antes había tenido que desplazar a de la UIF a Rosa Falduto, cuya floja tarea para combatir el lavado de activos motivó un llamado de atención del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). Su sucesor, José Sbatella, debió impulsar una nueva legislación para sacar al país de la zona roja.

Claro que aunque no sea fácil mostrar que se trate de un delito, la fuga de divisas golpea la estabilidad económica del país y así lo entienden los países desarrollados que lideran un combate contra los paraísos fiscales, sede de activos ilegales de todo el mundo.

Aquel informe de la comisión, que sólo puede hallarse en papel, detectó que la generación y fuga de dólares en Argentina fue bestial en el último cuarto del siglo 20.

Según el informe Di Cola, en 1970 el stock de capitales locales acumulados en el exterior ascendía a 921 millones de dólares. Entre 1975 y 1983 creció de 3.566 a 32.214 millones de dólares.

Entre 1992 y 2001 se agregaron entre 60.412 y 73.332 millones de dólares, o sea que llegó a oscilar entre 114.154 y 127.074 millones de dólares, según diferentes formas de estimarlo que tomó el Congreso. Unos 30 mil se fueron antes de los días trágicos de 2001. Y una parte era de Arribas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
Vieron los otros nombres de la lista?!!!!
Gente con información privilegiada, como por ejemplo los dueños del Banco Galicia
3
Y???? No paso nada ni va a pasar nada. Todos son iguales. Este es el país de la joda y la impunidad para los que tienen plata y poder.
2
Como siempre, la culpa no es del chancho!! Evidentemente, estos personajes no son los "vivos" de la película, solo aprovechan las inoperancias ajenas!!
1
Una mas..... y van ......