Moreno15.02.2017
(0)guardarlectura zen
Festa corrió a su ex mano derecha camporista de la presidencia del Concejo
LPOPuso a Marcelo García, más "dialoguista". Quiere evitar polémicas tras un primer año "traumático".

Walter Festa tuvo un primer año complicado como intendente de Moreno. Por eso, para este 2017 busca calmar las aguas en su municipio y -a raíz de un escándalo local- corrió de la presidencia del Concejo Deliberante a Cintia González, una militante de La Cámpora que todos estos años ofició como su mano derecha.

El concejal Marcelo García fue elegido al frente del Concejo, en una jugada gestada por Festa que contó con el apoyo de los 22 ediles presentes y dos ausencias notorias: la de la propia Cintia González y la de su hermana Gisele. "De 24 concejales me votaron 22, fue casi por unanimidad", dijo García a LPO. El nuevo presidente era el jefe de bloque del FPV, pero no es camporista sino que pertenece FORJA, la agrupación de Gustavo López.

La ausencia de Cintia y su hermana en esa sesión del 28 de diciembre hoy ya es leída por la oposición como el reflejo de un quiebre en La Cámpora local y un "reacomodamiento" de cara al año electoral. Explican que el intendente deberá ceder funciones a otros sectores del FPV que -aunque le responden- no eran de su riñón. 

Hasta ahora, las hermanas González no dieron signos de haber abandonado el bloque. "El mandato de Gisele se vence este año, por lo que Cintia quedaría aislada y seguro no le queda otra que permanecer dentro del FPV", vaticinaron fuentes del kirchnerismo local. En abril, con el inicio de sesiones, se conocerá su definición.

Con la salida de González también se produjo otro cambio político: el reemplazo de María Inés Isola frente a la secretaría del Concejo. La funcionaria, de carrera, se fue y su puesto ahora lo ocupa Mario Ranero, responsable de la mesa de formación política del massismo en Moreno.

El FPV tiene 12 concejales propios, por lo que cuenta con mayoría. La segunda fuerza es el massismo, que en general acompaña al oficialismo en las votaciones. Los ediles de Cambiemos están divididos. "Eran nueve, dos se fueron al massismo y quedaron siete. Después se fueron otros dos. Ahora son cinco y están divididos" explicó el macrista Aníbal Asseff y deslizó que no necesitan los votos de Cambiemos por contar con la ayuda de los renovadores, y en ese contexto se dio el guiño de poner a Ranero. 

Festa y su ex mano derecha, Cintia González

El caso recuerda a lo sucedido en Escobar, donde Ariel Sujarchuk decidió remover a Jorge "Acero" Cali del Concejo, en el marco de un escándalo. En Moreno se dio una situación parecida. Es que, en el inicio de un año electoral, los intendentes deciden "reacomodar" sus fichas y saben que no pueden perder tiempo apagando polémicas locales, cuando las urgencias son otras.  

"Nuestro primer año fue traumático, con renuncia de secretarios y directores", reconocieron desde el entorno de Festa a LPO. No evalúan que la crisis se deba a errores del intendente sino a "falta de cooperación provincial y nacional". Sin embargo, Asseff recordó: "Vidal les dio fondos hasta pagar los sueldos, están quebrados, no pueden decir que no reciben ayuda".

El escándalo que desató la salida de González tuvo lugar a fin de año. Festa y la ex presidenta del Concejo tenían años de militancia compartidos y una relación de afecto. Aunque nunca fueron una pareja oficial, en el ámbito local reconocen que tiempo atrás los unía un "vínculo sentimental fuerte". Según contaron a LPO, ambos están en pareja, pero quedaron algunas "cuestiones irresueltas" entre ellos. Ante ese panorama, cuentan fuentes locales que Cintia, su madre y sus hermanas protagonizaron "escenas dantescas" cuando "agarraron de los pelos" a la nueva novia de Festa, en la plaza frente a la Municipalidad, en el marco de una actividad oficial. La pelea "se desvirtuó" y algunos concejales y militantes del FPV también recibieron golpes.

"Fue un conflicto generado en ámbitos personales", dicen desde el entorno de Festa, aunque reconocen que ese suceso "provocó en Walter un enojo terrible". El intendente entendió que hicieron "un circo" en medio de un momento de caos. "No acepto mezclar lo personal con la política. Decidimos hacer algunos cambios", dijo el propio Festa a los medios locales. 

El culebrón tuvo repercusión inmediata en el Concejo, donde los propios ediles -tanto del oficialismo como de la oposición- habrían reclamado el cambio y dado el visto bueno a García, de bajo perfil y "dialoguista". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.