Telecomunicaciones23.12.2016
(2)guardarlectura zen
Al final, Telefónica le ganó a Clarín la guerra del lobby
LPONextel podrá entrar en el negocio del 4G, pero necesitará 18 meses. Y Telefónica en un año dará cuádruple play.

Como nunca antes el sector de las telecomunicaciones esperó tanto un decreto como el que se supone Mauricio Macri firmará antes de fin de año para regular nuevamente el mercado. La principal razón de la demora de la Casa Rosada es la feroz guerra de lobbys entre Telefónica y Clarín -o entre las telefónicas y los cables- para obtener mayores beneficios, una guerra que al parecer terminará favoreciendo a la firma de capitales españoles.

Así lo entienden en el Grupo Clarín, que de todos modos logrará su objetivo de que Nextel pueda entrar en el negocio del 4G, como reclama desde hace meses. Como explicó LPO, la firma adquirida por Cablevisión -en 170 millones de dólares- no participó de la subasta del espectro de 4G que hizo el kirchnerismo, pero consiguió frecuencia con la compra de cinco empresas de telecomunicaciones -por un total de 150 millones-. Pero ese espectro estaba destinado a otro tipo de servicios y Nextel necesita una autorización del Gobierno para poder destinarlo a dar 4G.

Telefónica logró de tres a dos años la prohibición de dar televisión, lo que en los hechos le permitirá dar cuadruple play al menos un año y medio antes que Clarín. Además, puede darlo sin invertir en redes, vía televisión digital.

Esa autorización estará contemplada en el decreto regulatorio que firmará Macri, que el jueves mantuvo una reunión con Oscar Aguad y la primera plana del Ministerio de Comunicaciones. Pero aunque finalmente lograrán ingresar al mercado de 4G, en Clarín no están conformes con otra de las disposiciones que contemplará la norma, y es la que habilita a Telefónica a poder dar televisión a partir del 1º de enero de 2018, cuando el decreto de principio de año facultaba a Macri a extenderlo otro año y las cableras le reclamaban que lo prolongue por cinco más.

Así las cosas, en Clarín creen que Telefónica les ganó la guerra porque demoró durante un año el ingreso del cuarto operador de telefonía móvil y podrá dar cuádruple play a partir de 2018. Mientras tanto, sostienen que Nextel necesitará entre 12 y 18 meses más y 500 millones de dólares más de inversiones para acondicionar la red, instalar las antenas y cambiar todo el parque de celulares. Esto último es así porque la frecuencia que consiguió Nextel es la de 2,5Ghz, que tiene prestaciones muy buenas en cuanto a velocidad pero no se adapta a los smartphones que existen en el mercado local.

En Telefónica dicen que la autorización a Nextel es injusta porque esa firma no participó de la licitación de 4G, donde los tres operadores del mercado móvil pagaron unos 500 millones de dólares, y ahora ingresará pagando mucho menos. En Clarín responden que fueron excluidos de la licitación y que terminarán pagando más por las frecuencias (que pagaron unos 150 millones) debido a la inversión extra que deberán realizar, según sus cálculos por unos 500 millones.

Además, sostienen que las frecuencias de 2,5Ghz valen diez veces menos que las de 700Mhz que compraron las telefónicas, y que tienen mejor alcance y se necesita menos inversión para acondicionarlas. Agregan en Clarín que en Chile se pagaron 12 millones de dólares por frecuencias de 2,5Ghz, mientras que a ellos les costaron 150 millones.

La queja contra el Gobierno es porque Nextel no tuvo las ventajas que en otros países -como México, Chile, Brasil y Colombia- les dieron a los operadores entrantes al mercado de telefonía móvil, para fomentar la competencia. Uno de los beneficios que se otorgaron fue el espectro sin costo inicial o créditos para infraestructura, a cambio de inversiones.

La regulación que terminó consolidando Macri, lejos de favorecer al famoso cuarto operador, lo deja en una posición de debilidad frente a las tres grandes telefónicas que concentran el mercado argentino. 

Asimismo, se quejan porque el hecho de que las telefónicas puedan ofrecer cuádruple play al mismo tiempo o medio año antes que Cablevisión, va a contramano de los antecedentes internacionales, donde -dicen- se les otorgan entre 5 y 10 años de ventaja a los cables frente a las telefónicas para equilibrar asimetrías.

Claro que también Telefónica patalea. La empresa pretende en 2018 brindar televisión satelital, pero no está claro que logre ese beneficio en el decreto de Macri (aunque desde hace meses lo analiza y un sector del Gobierno presiona). Brindar TV satelital es para las telefónicas una opción muchísimo menos costosa y compleja que desplegar una red como las que tienen los cables, y Telefónica podría hacerlo incluso con satélites que ya está usando en otros países de América Latina.

En las últimas semanas, desde la firma española se hizo trascender que demandarían al Estado argentino ante el Ciadi el tribunal del Banco Mundial, si el Gobierno beneficia a Clarín con el decreto regulatorio, ya sea con la autorización para dar 4G o si no le permiten dar TV satelital a las telefónicas.

En definitiva, diga lo que diga el decreto de Macri, la guerra de lobbys continuará.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
el 1 de enero 2017 Directv pasa a valer 2 pesos, lo compra como scrap alguna telco.
1
Telefónica gano xque ofreció la mordida más alta .....jajajajaja