Decisión 2016 09.11.2016
(0)guardarlectura zen
Encuestadores y medios, los otros grandes derrotados por Trump
LPOApenas un par de sondeos predijeron el batacazo del magnate, que tuvo a la mayoría de los medios en contra.

Donald Trump rompió todos los pronósticos y dejó en ridículo a la gran mayoría de los encuestadores y medios estadounidenses, que durante meses predijeron que Hillary Clinton sería la sucesora de Barack Obama y terminaron como los otros grandes derrotados del martes de las elecciones en Estados Unidos.

En el caso de las encuestas, en la previa la enorme mayoría descontaba el triunfo de la candidata demócrata aunque muchos terminaron admitiendo que el margen sería estrecho. Incluso, durante la jornada de ayer hubo varios sondeos a boca de urna que adelantaban una victoria de Hillary en distritos clave, como Florida u Ohio.

The Hill, uno de los sitios políticos más influyentes de Washington, no duda en señalar que los encuestadores sufrieron “una enorme vergüenza”. El medio recuerda que Trump había advertido que los sondeos eran sesgados en su contra, pero que los expertos se le burlaron. Incluso, recalca que ayer mismo pronosticaban que Hillary superaría los 300 electores.

La tapa del Daily News contra Trump

El medio habla de una “demostración triste” de las encuestadores y remarca que casi nadie predijo el triunfo de Trump. El periodista de la CNN Jack Tapper afirma que este fracaso pondrá a la industria de encuestas y de proyección de votos “fuera del negocio” de las elecciones.

“De las 11 encuestas nacionales que se publicarán en la última semana de la carrera, sólo dos -una encuesta de Los Angeles Times-USC y una de IBD/TIPP- mostraron a Trump con ventaja”, indica el artículo, que también recuerda que “los liberales criticaron al gurú de datos Nate Silver por darle a Trump un 35 por ciento de posibilidades de ganar”.

Justamente uno de los medios que acertó con las encuestas fue Los Angeles Times, que pese a que expresó públicamente su apoyo a Hillary siguió publicando sondeos que predecían un triunfo de Trump. The Hill señala que esas mediciones fueron criticadas por “experimentales” por los expertos de la industria, pero remarca que es la segunda elección presidencial que las tiene entre las más precisas.

“Los votantes blancos de la clase obrera -la mayoría silenciosa que Trump dijo que estaba siendo subestimada por los encuestadores- se apiñaron para él el día de las elecciones, particularmente en los estados de Rust Belt, y lo ayudaron a superar las encuestas”, agrega como una explicación posible. Rust Belt es el llamado ‘cinturón de óxido’ o ‘cinturón industrial’, que incluye a estados considerados clave para la elección como Pennsylvania, Ohio, Michigan y Wisconsin, donde ganó el republicano. 

David Lauter, analista político de LA Times, sostiene que la encuesta utilizada por ese medio usó un plan de ponderación -el proceso de ajustar los datos de una encuesta para asegurarse de que representa adecuadamente la diversidad de la población- más complejo que el resto. Una de las claves, según Lauter, es que muchos de los que se inclinaban por Trump no estaban "cómodos" con contarlo. El "voto vergüenza".

Trump en otra tensa entrevista con Megyn Kelly, una de sus enemigas mediáticas

Por su parte, el sitio Político.com, recalca que “las señales de un desastre estaban allí” pero sólo Trump le prestó atención. Entre los problemas señala que hubo pocas encuestas en la última semana, incluso en algunos de los estados más disputados, como Ohio y Wisconsin. Allí ganó Trump.

El columnista Steven Shepard señala que hubo varias encuestas de pequeñas firmas asociadas a los republicanos que adelantaban posibles triunfos de Trump en distintos estados. “En su mayoría fueron descartadas porque vinieron de puntos de vista partidistas”, sostiene, pero agrega que los últimos sondeos “hubo indicios” de que el panorama era negro para Hillary. 

Los medios también perdieron

“Para decirlo sin rodeos, los medios perdieron la historia”, afirma Margaret Sullivan, columnista del Washington Post. “Los periodistas simplemente no escuchaban, no entendieron” a los votantes de Trump, agrega. “No podían creer que la América que conocían pudiera abrazar a alguien que se jactó de agredir sexualmente a las mujeres”, señala.

El apoyo de los diarios en 2012 y 2016

El diagnóstico es crudo pero real: como nunca antes los grandes medios estadounidenses se inclinaron por un candidato y tuvieron una cobertura tan hostil contra el contrincante, que se prestaba. Incluso, el candidato por el partido Libertario, Gary Johnson, tuvo más respaldos que el republicano entre los diarios. Trump los enfrentó y los incluyó dentro de lo que consideraba una campaña orquestada en su contra. Una de las peleas más emblemáticas fue con la presentadora de Fox News Megyn Kelly, a quien descalificó duramente.

“Esto es un fracaso épico”, admite la columnista del Washington Post. Sullivan dice que a pesar de las críticas “los medios de comunicación ayudaron a darle a Trump su oportunidad” dándole una enorme exposición antes y durante la primaria republicana. Agrega que esa exposición terminó llegando a los sectores más desencantados de la sociedad, que lejos de tomarlo en el sentido que quisieron darle los medios, lo tomaron seriamente.

The New York Times también hizo su autocrítica. “Los medios de comunicación pasaron por alto lo que estaba sucediendo a su alrededor”, escribió el columnista Jim Rutenberg. “El fracaso del martes por la noche fue mucho más que un fracaso en las encuestas. Fue un fracaso para capturar la ira hirviente de una gran parte del electorado estadounidense que se siente dejada atrás por una recuperación selectiva, traicionada por los acuerdos comerciales que ven como amenazas a sus puestos de trabajo y no respetados por el establishment de Washington, Wall Street y los principales medios de comunicación”, agrega.

“El periodismo ha sido incapaz de captar el nivel del humor anti-establishment que está volteando al mundo boca abajo”, continúa Rutenberg, que añade que “lo sorprendente es cuántas veces los medios de comunicación han perdido los movimientos populistas que han estado moviendo la política nacional desde al menos 2008”.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.